la buena vida, a dos carrillos

Finalmente me he lanzado al charco de la blogosfera… pero… ¿por qué? ¿Qué necesidad tenía? No deja de ser un compromiso, un enredo, una inversión de tiempo y esfuerzos… Tal y como suele decir el padre de un buen amigo mío, “El que no tiene cruz, se la compra”.

Es cierto, no tengo ninguna necesidad de embarcarme en esto, no me sobra el tiempo libre y no tengo absolutamente ninguna experiencia en redacción o fotografía, pero aun así, vamos p`alante…

Y vamos porque me apetece mucho compartir con vosotros muchas de las cosas mundanas que para mí tiene la vida que ayudan a que ésta merezca la pena: saborear un buen vino, darle un gran mordisco al mejor bocadillo de tu vida, sentirse minúsculo ante un paisaje espectacular, un pellizco de pan con manteiga portuguesa, una buena conversación en la sobremesa o un laaaargo trago de cerveza bien helada…

De eso precisamente es de lo que pretendo hablaros… y no por que sepa más o menos que nadie, sino simplemente como una parte más de mi propio proceso de disfrute de cada una de esas cositas que me voy encontrando por el camino…servidor

Creo que dedicarle unas líneas a cada nuevo sabor, producto o plato sólo puede enriquecerme. Averiguar de dónde viene cada matiz, cada color o textura, saber cómo se hace y conocer el origen de cada producto va a ayudarme a ser, cada día, un “disfrutón” un poco mejor.

Por otro lado, las fotografías me obligarán a esforzarme cada día en la cocina, las recetas y en los emplatados… eso que me llevo!!

Las personas como yo, es decir, despistadas y con memoria de pez -bien lo sabe mi mujer- necesitamos regodearnos un poco en cada detalle para crearnos verdaderos recuerdos y poder aprender con cada experiencia.

No se trata, por tanto, éste de un blog sobre un tema específico, es más bien un diario de experiencias que vaya considerando interesantes: una nueva receta, un buen vino, un paisaje, una vivencia, un viaje… en definitiva un poco de todo.

Ahora si, me presento: Me llamo Manuel y vivo en Extremadura, a caballo entre dos países a los cuales quiero y admiro por igual. Vivir en la Raya tiene la gran ventaja de poder probar sabores tanto de un lado como del otro: España tiene las tapas, Portugal los dulces y pasteles, de un lado los productos ibéricos, del otro sus mil y una “maneiras” de preparar el bacalao, el ali-oli frente al piri-piri, pescaíto frito frente al marisco atlántico… dos países vecinos, hermanos… tan iguales pero tan diferentes, tan pegados y a la vez tan lejanos: dos enormes mares donde sumergirse y disfrutar, a dos carrillos, de la buena vida.

Espero que os guste!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s